INMERSIÓN: D. LUIS F. SÁNCHEZ-FEIJOO LÓPEZ

 

Salida a Superficie

EMERSION

 

 

INMERSIÓN.-

La vida a bordo de un submarino español.

El tipo de submarino que aquí se describe es de tipo convencional, término creado a partir de la aparición de los submarinos nucleares  para diferenciarlos de los del tipo diésel, por lo tanto no son ni nucleares ni sumergibles.

Los del tipo nuclear se propulsan por energía nuclear, tienen gran desplazamiento, gran velocidad, y largo periodo de inmersión al no depender de la atmósfera.

Los submarinos son buques capaces de navegar bajo el agua, además de por la superficie del mar. Su forma es similar a la de una ballena, ya que se inspiraron en este animal al diseñarlo. Existen diversos tipos de submarinos: militares, turísticos y de investigación.

Con la aparición del snorkel marca la entrada de los submarinos convencionales y la desaparición de los sumergibles, el snorkel (nariz en dialecto alemán) consiste en dos tubos uno para la toma de aire del exterior, y otro más corto y delgado para la expulsión de los gases de combustión de los motores.

Así como los barcos encierran en sus cascos grandes espacios de aire, los submarinos pueden sumergirse porque llenan esos espacios con agua mediante la apertura de unas válvulas; estos se llaman tanques de inmersión y están en proa y popa y a lo largo del casco.

De esta manera, cuando estos tanques se llenan de agua, el submarino posee mayor densidad que el agua y se hunde; cuando los tanques expulsan el agua y quedan llenos de aire, flota, como cualquier otro barco. Es decir, se basa en el mismo principio de Arquímedes.

A estas dos acciones se les llama inmersión (cuando se hunde) y emersión (cuando sale a la superficie.

El desplazamiento es por propulsión eléctrica de baterías  que son cargadas por motores de combustión interna diésel, necesitando de la atmósfera  por lo que cada cierto tiempo deben subir  a cota periscópica para cargar las baterías, haciendo uso del snorkel.

El control de los movimientos del submarino se realiza mediante los timones: para controlar giros (vertical) e inmersión y emersión (horizontal).

La navegación entre cota profunda y cota de seguridad es la que normalmente se usa para efectuar tránsitos, patrullas, ataques, y escapes, debido a que abarca desde los 200 metros de profundidad hasta la cota de seguridad del submarino, siendo esta la mínima cota que evita la colisión  con los barcos de superficie que pasan por la vertical del submarino.

La cota mínima de seguridad  se establece para cada tipo de barco según la altura de su vela, contando con el calado máximo de los barcos de superficie, añadiéndole un margen de seguridad por la zona creada por  las turbulencias de agua producida por la marcha del barco de superficie, estando establecida en 50 metros .

La zona de cota entre los 200 mts y los 50 mts es donde el submarino pasa la mayor parte del tiempo de misión dado que en ella se encuentra las favorables para la detección acústica, es discreta y mantiene su seguridad en índices altos. Puede quedar parado para mejorar la escucha pues reduce las turbulencias de agua alrededor de los hidrófonos, y se eliminan los ruidos de hélices y ejes, otra forma de parar el barco es posándolo en el fondo para lo cual hay que conocer el tipo de fondo. (arena, fango cascajo, piedra), al objeto de evitar dañar el casco.

La detección submarina es la piedra angular en la que se apoya la guerra submarina para conseguir  alta probabilidad de ataque, evitar el contraataque y facilitar la evasión, la detección submarina se basa en que los rayos sonoros en la mar tienden a curvarse  hacia las zonas de menor velocidad de propagación influidos por la salinidad, la profundidad y esencialmente por la temperatura.

Dos herramientas muy conocidas de los submarinos son el periscopio, tubo con espejos de aumentos que permite ver la superficie aún en inmersión y el sónar, un sofisticado equipo de navegación y alcance por medio del sonido.

Para detectar contactos  emplean métodos pasivos de escucha sonar e hidrófonica que al ser discreta no les delata y además no les afecta la falta de visibilidad, siempre se utiliza la  detección pasiva tanto para señales acústicas como electrónicas, ecepto en brevísimos intervalos de tiempo en los que se puede usar el sonar en activo.

En el año 1.888, Isaac Peral (físico e ingeniero español) construyó lo que podemos llamar el padre de los submarinos actuales.

Extraído del libro “INMERSIÓN” de D. Luis Sánchez-Feijoo López.

¿Te gusta? comparte en tus redes sociales...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestDigg thisShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *